PRODUCCIÓN DE ESPIRITUOSAS

El mercado de bebidas espirituosas en España se ha ido reduciendo desde hace ya diez años. En la actualidad se comercializan unos 200 millones de litros, por un valor aproximado de 7.000 millones de euros. El valor total generado por las industrias del sector supone en torno al 0,5% del PIB español. Únicamente el comercio exterior ofrece buenas noticias para el sector, ya que las ventas fuera de nuestras fronteras crecieron de manera significativa. Los consumos de todas las bebidas espirituosas disminuyeron durante el pasado año sus ventas en el mercado español, con la excepción de los de la ginebra y, con unas cifras mucho menos significativas, del tequila. El whisky es la bebida espirituosa más popular, ya que acapara el 26,3% de todo el mercado, aunque durante 2014 sus ventas cayeron en un 7,5%. En segundo lugar se sitúan los licores (pacharán, aguardientes, licores de frutas, cremas de licor y otros), con un porcentaje del 17,9% y una caída interanual del 8,5%. Por detrás de estos aparecen el ron, con una cuota del 16,6% (-8,6%), la ginebra, con el 16% del total (+5,9%), el brandy, con el 11,3% (-6,8%), el anís, con el 5,2% (-3,2%), el vodka, con el 5,2% (-6,8%) y el tequila, con el 0,6% (+2,1%). Todas las otras ofertas representan el restante 0,9% (-5,9%). Dentro del whisky, el más demandado es el blended, nacional y escocés, con una cuota del 23,6% de todos los consumos (-7,9%). A mucha distancia aparecen los whiskys reservas y maltas, con el 1,2% (-7,1%), los bourbon, con el 1,2% (-3,9%) y los otros tipos de whisky, con un porcentaje del 0,3% (+8,2%). Existen causas de tipo muy diverso que pueden explicar esta caída continuada de las ventas de bebidas espirituosas en nuestro país. Las subidas de impuestos que han establecido unos elevados precios a estas ofertas las consecuencias de la crisis (que han contribuido sobre todo a disminuir las ventas en el canal de restauración y hostelería), las campañas para promover un consumo razonable, los controles de tráfico, etc., contribuyen a hacer que el consumo de los españoles de este tipo de bebidas sea cada vez más reducido.

About the author

Montse Gonzalez