HARINA

PRODUCCIÓN

España produce alrededor de 3,1 millones de toneladas de harina que se han dedicado de forma tradicional al mercado interno, aunque en los últimos tiempos se observa una apuesta clara por la internacionalización, con unas cifras de  exportación de unas 214.000 toneladas. Un 75% de la harina producida en nuestro país se destina a la elaboración de pan en las industrias panificadoras y el porcentaje restante va dirigido a los sectores de pastelería, bollería, galletas, alimentos infantiles, pizzas, platos precocinados, etc. Además se producen unas 292.000 toneladas de sémola a partir de unas 450.000 toneladas de trigo duro. Esta sémola se destina fundamentalmente a la elaboración de pastas alimenticias (89% del total producido). Las exportaciones de sémola supusieron alrededor de 43.000 toneladas de sémola se vendieron fuera de nuestras fronteras, de las que el 60% constituye un comercio exterior intracomunitario. La producción mundial de harina ronda los 500 millones de toneladas. Los principales productores son China, India, Rusia, Estados Unidos y Pakistán. Los 10 primeros países acaparan el 60% de la producción total de harina. La mitad del trigo que consume la industria harinera española proviene del exterior, lo que constituye un reto para el sector que, a pesar de esa circunstancia negativa, consigue mantener unos ritmos notables de exportación. Se encuentran en actividad algo menos de 130 fábricas productoras de harina y sémola, de las que el 94% está constituido por industrias harineras el 6% restante por semoleras. En general, se trata de pequeñas y medianas empresas de carácter familiar, radicadas en su mayoría en el medio rural. La plantilla conjunta de todas esas empresas es de unos 3.000 trabajadores, lo que arroja una media de 20 empleados por centro de producción. La penetración de capitales internacionales en este sector es irrelevante. Castilla y León es la comunidad autónoma donde radica un mayor número de estas empresas, con el 18,3% del total. A continuación se sitúan Andalucía y Castilla-La Mancha, con porcentaje similar en ambos casos del 15,8%, Cataluña (13,3%), Aragón (9,2%) y la Comunidad Valenciana (8,3%).
About the author

Montse Gonzalez