FRUTAS Y HORTALIZAS CONGELADAS

SECTOR

La producción de vegetales congelados en España superó durante 2014 las 571.400 toneladas, lo que supuso un notable incremento interanual del 25,4%, muy superior al 3,9% del ejercicio precedente. Atendiendo a sus volúmenes, la principal partida fue de la brócoli, con cerca de 103.280 toneladas (+62,6%), seguida por las de guisantes, con 89.910 toneladas (+27,7%), judías verdes, con 68.420 toneladas (+30,6%), pimientos, con 59.065 toneladas (+13,6%), espinacas, con 38.630 toneladas (+40,5%), cebollas, con 25.720 toneladas (+16,7%), patatas, con 21.880 toneladas (+43,8%), pimientos, con 21.465 toneladas (-29,9%), calabacines, con 16.910 toneladas (-4,7%) y coliflores, con 16.750 toneladas (-13,8%). Por debajo de éstas aparecen el maíz, con cerca de 12.990 toneladas (+18,7%), las berenjenas, con 9.520 toneladas (+3,2%), las habas, con 6.780 toneladas (+80,8%), las alcachofas, con 5.530 toneladas (+1,1%) y los champiñones, con 465 toneladas (+7,9%). Otros vegetales congelados suponen las restantes 27.170 toneladas (+182,3%). El mercado nacional apenas presenta signos de dinamismo, por lo que las exportaciones constituyen un recurso imprescindible para promover el dinamismo del sector. Durante 2014 las ventas nacionales cayeron un 1,3% en volumen y un 0,4% en valor. Dentro de las verduras congeladas, las principales partidas en el mercado español son las judías verdes, seguidas por los guisantes y las espinacas. Por lo que hace referencia a las mezclas, las ensaladillas acaparan el 52,3% de todas las ventas en volumen y el 43,7% en valor, mientras que las menestras representan los restantes 47,7% y 56,3%.

ESTRUCTURA EMPRESARIAL

El sector empresarial de vegetales congelados se encuentra en manos de unos pocos y grandes grupos que basan sus estrategias de futuro en la internacionalización, ya que el mercado interior es incapaz de absorber los volúmenes de producción alcanzados. La empresa principal del sector alcanza un volumen de producción de 250.000 toneladas, con una facturación de 236 millones de euros, de los que el 36,6% se obtiene de las exportaciones. El segundo operador llega a las 105.000 toneladas, con unas ventas de 105 millones de euros (65% proveniente del mercado exterior) y el tercero ronda las 78.970 toneladas y casi 71 millones de euros (60% obtenido de las ventas fuera de nuestras fronteras). A nivel europeo, los movimientos de concentración son todavía más importantes. Durante el pasado ejercicio se registró la fusión de dos de los mayores grupos europeos, creando un gigante empresarial con una producción de 805.000 toneladas y unas ventas de 815 millones de euros. Este gran grupo tiene veinte plantas productivas, de las que dos se encuentran en nuestro país. Las marcas de distribución son muy importantes en este mercado y controlan el 88,8% de todas las ventas en volumen y el 77,6% en valor. En el caso de las patatas prefritas congeladas esos porcentajes aumentan hasta el 90,8% del total en volumen y el 81,7% en valor.

COMERCIO EXTERIOR

Las exportaciones constituyen un factor esencial para el mantenimiento de los actuales niveles de producción del sector español de vegetales congelados. Durante 2014 estas exportaciones crecieron un 28,2% en volumen, llegando hasta casi 302.700 toneladas. La principal partida exportada es la del brócoli, con 75.860 toneladas y un incremento interanual del 23,9%. A continuación aparecen las exportaciones de pimientos, con 45.520 toneladas (+25,3%), guisantes, con 30.625 toneladas (-6%), espinacas, con 17.255 toneladas (+25,6%), calabacines, con 12.790 toneladas (+11,8%) y cebollas, con 11.780 toneladas (+45,2%). Hay que tener en cuenta que este buen comportamiento de las exportaciones se registra en un año condicionado por los efectos del veto ruso. Los países de la Unión Europea aparecen como los principales mercados de destino para los congelados vegetales españoles, aunque en los últimos tiempos están alcanzando una gran importancia los envíos hacia el norte de África y el Oriente Medio. El primer grupo del sector exporta alrededor de 83 millones de euros anuales, mientras que el segundo llega hasta 68,2 millones de euros, el tercero se sitúa en 58,8 millones de euros, el cuarto alcanza los 42,5 millones de euros y el quinto supera los 13 millones de euros.

About the author

Montse Gonzalez