AZÚCAR

El azúcar es un endulzante de origen natural, constituido esencialmente por cristales sueltos de sacarosa, obtenidos a partir de la caña de azúcar o de la remolacha azucarera, mediante los correspondientes procesos industriales. La sacarosa se encuentra en todas las plantas, pero es mucho más apreciable en la caña de azúcar, la remolacha azucarera, el sorgo o el arce. De la producción total de azúcar en el mundo, un 75% aproximadamente corresponde al azúcar de caña y el otro 25% al de remolachaEl azúcar se puede clasificar por su origen (de caña de azúcar o remolacha), pero también por su grado de refinado. Normalmente, la refinación puede apreciarse en el color del azúcar (moreno, rubio, blanco), que está dado principalmente por el porcentaje de sacarosa que contienen los cristales.
El azúcar blanco se somete a un proceso de purificación química (sulfitación) y el azúcar oscuro se supone que es más saludable, pues la película de miel que rodea el cristal de azúcar moreno o rubio contiene minerales y vitaminas. En el argot azucarero, a estas sustancias se les llama “impurezas”. Cabe aclarar que durante el proceso de refinación todas las sustancias que no son sacarosa se consideran impurezas, pero son inofensivas para la salud y además son éstas las que le otorgan al azúcar el color y sabor particular. Actualmente es muy frecuente encontrar en platos y dulces preparados otros azúcares diferentes como la  fructosa, que se obtiene de la planta de maíz.


PRODUCCIÓN

Mientras en Europa el cultivo de la caña de azúcar está en retroceso y en España ha desaparecido, a nivel mundial la producción de azúcar de caña ha aumentado en detrimento del azúcar procedente de la remolacha. De la producción total de azúcar que se obtuvo en el mundo en la campaña 2014/2015, cerca del 81% procedió de la caña y el resto de la remolacha azucarera. En los últimos años se ha podido observar cómo el porcentaje que representa la producción de azúcar de caña ha ido creciendo. La caña de azúcar se cultiva principalmente en países con un clima tropical y la remolacha es un cultivo de los países situados en climas más templados e incluso fríos. Sin embargo, en países como Estados Unidos, la producción de caña de azúcar supone ya más del 60% de su producción total. El mayor inconveniente que tiene la remolacha azucarera es que sus costes de producción son superiores a los de la caña.
La producción mundial de azúcar en la campaña 2014/2015 se situó en 174,3 millones de toneladas, un volumen inferior en más de 4 millones de toneladas a la producción de la campaña precedente. Hay que tener en cuenta que la producción aumentó años atrás por la subida de los precios internacionales y que ya desde la campaña 2013/14 los precios volvieron a la estabilidad. A nivel mundial, los principales países productores de azúcar son Brasil, con un volumen estimado de 35,8 millones de toneladas, 2 millones menos que en la campaña 2013/2014, en la que por otro lado la producción se había incrementado notablemente. Por detrás de Brasil se encuentra India, con una producción cercana a los 26 millones de toneladas y China, que está en torno a los 15 millones de toneladas, aunque su tendencia es al crecimiento.
En relación con el consumo, a nivel mundial se está comprobando de año en año un aumento progresivo del uso de azúcar, especialmente en los países en desarrollo. Para el año 2014 de estimaba un consumo superior a los 178 millones de toneladas.
Además del azúcar, los principales productos que se obtienen de la caña son las melazas y el bagazo. Las melazas se forman al final del proceso de cristalización del azúcar, debido a que no toda la sacarosa contenida en los jugos de caña (lo mismo ocurre con la remolacha) resulta cristalizable a causa de las impurezas salinas y proteicas que contienen. Por su lado, el bagazo desecado al sol puede servir como combustible para elaborar nuevas cantidades de azúcar o de alcohol.
En cuanto a la remolacha, los principales productos que se obtienen de ella son el azúcar, la melaza de remolacha y la pulpa. Del azúcar también se obtiene bioetanol, una producción que va en aumento especialmente en países como Brasil donde ya se  destina a este uso más de la mitad de la cosecha de caña de azúcar. Por otro lado, desde mediados de 2014 los precios mundiales del azúcar empezaron a cotizar a la baja como consecuencia de una mayor oferta en el mercado internacional procedente de los stocks de la campaña anterior. Los bajos precios continuaron en los últimos meses del año 2014 y en los primeros de 2015, por el exceso de oferta en los mercados.


En Europa, el cultivo de la remolacha de producción azucarera surge al mejorar los rendimientos de la remolacha ordinaria para garantizar una cierta independencia respecto al abastecimiento de azúcar procedente de las colonias europeas. Con el paso del tiempo se han ido consiguiendo mayores rendimientos de remolacha por hectárea debido, principalmente, a la utilización de semillas mejoradas, a la mecanización del cultivo y al control de plagas y enfermedades mediante semillas resistentes. En el último lustro la superficie dedicada al cultivo de remolacha azucarera se ha mantenido en torno a los 70 millones de hectáreas, si bien en el año 2014 se superaron las 71.400 hectáreas. Asimismo, los rendimientos obtenidos como media en la UE oscilan entre 69-76 toneladas por hectárea, muy por encima de los rendimientos que se obtienen en España.

En la Unión Europea, con la excepción de la producción de los territorios franceses y portugueses de ultramar, todo el azúcar que se produce procede del cultivo de la remolacha. Las campañas remolacheras en la Unión Europea comienzan en el sur de España en torno al mes de junio y acaban en la zona norte de Europa a finales del invierno o incluso a comienzos de la primavera si la climatología no acompaña. En la UE-28, la producción de remolacha azucarera en 2014 aumentó en volumen un 6,9% respecto al año anterior y los precios bajaron un 11,6%, según datos de la Comisión publicados a efectos de calcular la renta agraria. En la campaña de comercialización 2014/2015, la producción de azúcar se situó en 19,8 millones de toneladas, un volumen superior 3 millones de toneladas al producido en la campaña 2013/2014 y también una cifra que supone la producción fuera de cuota de 6,3 millones de toneladas. La producción récord de azúcar en la UE durante la campaña 2014/2015 se apreció especialmente en Alemania, con más 2013/2014. Sin embargo, Francia volvió a ser una campaña más el país con mayor producción: 4,7 millones de toneladas. También es importante la producción de azúcar de Polonia, que supera los 1,7 millones de toneladas, Reino Unido con 1,3 millones y Holanda que año a año se acerca al millón de toneladas.
El consumo de azúcar bruto en esta campaña dentro de la UE fue de 20 millones de toneladas, muy por encima del de otros países como Estados Unidos o Rusia, que no llega ni a 6 millones de toneladas anuales.
La Unión Europea es el principal productor mundial de azúcar de remolacha, con alrededor del 50% del total y también es el principal importador de azúcar de caña en bruto. El mercado comunitario de azúcar se rige por cuotas de producción hasta 2017, año en que este régimen desaparecerá. La UE también tiene un importante sector de refino que procesa el azúcar de caña en bruto importado. Si n embargo, pese a su notable producción de remolachas azucarera, la UE tiene que importar anualmente melazas y pulpas derivadas de la remolacha y de la caña de azúcar para la alimentación animal y para la industria química. Desde la reforma del régimen de mercado del azúcar, la UE se ha convertido en un importador neto de azúcar. Principalmente, la UE importa caña de azúcar para refinar procedente de los países del área ACP (África, Caribe y Pacífico) y los países menos adelantados (PMA).

Todo el azúcar que se produce en España procede de la remolacha azucarera pues el cultivo de caña acabó por extinguirse hace ya años. En la campaña 2014/2015, la producción nacional de remolacha azucarera se situó en torno a 3,7 millones de toneladas de raíz, un volumen superior al de la campaña anterior en un 32%. Hay que tener en cuenta que en la campaña 2013/2014 se había reducido la producción considerablemente. El grueso de la producción de remolacha azucarera se cultiva en la zona norte del país y se recoge en los meses de otoño e invierno. Sin embargo también hay una producción
de verano en el sur del país. En esta campaña, prácticamente el 70% de la producción nacional de remolacha azucarera se
cultivó en Castilla y León. El resto procedió de Andalucía (21%), País Vasco (5%), La Rioja (4%) y Navarra (1%).
La producción nacional de azúcar refinado quedó finalmente en 611.916 toneladas, un volumen también muy superior al de la campaña anterior. La superficie de remolacha azucarera se situó en 38.400 hectáreas, unas 7.000 más que un año antes, cuando se perdieron esas mismas hectáreas.

ESTRUCTURA EMPRESARIAL

La producción de azúcar en España se encuentra en manos de únicamente dos grandes grupos. El más importante forma parte desde 2009 de una gran compañía internacional de origen británico que opera en 46 países. Esta empresa es la primera productora mundial de azúcar. En nuestro país, el grupo tiene una plantilla de más de 1.000 trabajadores y posee cuatro centros de producción en Castilla y León y uno en Andalucía. Acapara algo más del 76% de la cuota de producción de azúcar asignada a nuestro país. El segundo operador es una cooperativa de más de 5.000 socios agricultores, con una única planta productora en Castilla y León y unos 500 empleados. Su cuota de producción es del restante 24%.
Aparte del azúcar, se dedica a la producción de biocarburantes (biodiesel) y a la energía solar fotovoltaica. Ambas empresas
refinan azúcar de caña, ya que la cuota asignada a nuestro país no es suficiente para cubrir las demandas internas.
El sector remolachero español está formado por unos 6.700 agricultores que abastecen de materia prima a las empresas azucareras. Esos cultivos se extienden por Castilla y León, Andalucía, La Rioja, País Vasco y Navarra.
En Europa hay unos 160.000 agricultores que se dedican al cultivo de remolacha, en más de 1,3 millones de hectáreas.
Esta producción es procesada por 56 compañías y emplea a casi 30.000 personas. En su conjunto, un millón de personas dependen total o parcialmente de esta actividad. La liberalización del sector ha provocado una drástica reducción del número de agricultores y de empresas azucareras.

COMERCIO EXTERIOR

La producción española de azúcar es claramente insuficiente para abastecer las demandas internas, por lo que las importaciones
constituyen un recurso imprescindible para el mantenimiento del mercado. Estas importaciones son tanto de azúcar en crudo que debe ser refinada por las empresas españolas, como de azúcar ya lista para ser consumida. Brasil es el primer productor y exportador de azúcar en el mundo. Las importaciones españolas en 2014 de azúcar de caña o remolacha ascendieron a 1,38 millones de toneladas, en su mayor parte provenientes de otros países de la Unión Europea,por un valor de 646,3 millones de euros. Por su parte, las exportaciones llegaron apenas a 80.830 toneladas, por un valor de 60,8 millones de euros. Casi todos los mercados de destino eran otros países comunitarios.
Las exportaciones totales de azúcar (sin incluir lactosa, isoglucosa, melaza, etc., ni confitería) realizadas por España en 2014 se elevaron a 94.395 toneladas, un volumen inferior en 55.000 al del año anterior. El valor de estas compras
se elevó a 60,8 millones de euros, frente a 107 millones de euros el año anterior.
Por su parte, las importaciones se elevaron a 1,313 millones de toneladas (por debajo también del año precedente), por un valor de 646 millones de euros, cifra también muy inferior a la de 2013.

About the author

Montse Gonzalez