Ciudad de Cuenca, puro contraste

Situada a menos de dos horas de la capital de España, Madrid, la ciudad de Cuenca merece una pausada visita ya que su fotogénica es innegable.

A menos de dos horas de Madrid, la ciudad es digna de visita. Ubicada entre paredes rocosas y con casas suspendidas en el aire, lo cierto es que las Casas Colgadas que sobresalen sobre el desfiladero del río Huecar, no deja indiferente a nadie.

Sin embargo, esta antigua Ciudad Patrimonio de la Humanidad, de calles empedradas y edificios centenarios, también ofrece una cara moderna y apuesta por el arte abstracto. Puro contraste que hoy vamos a visitar con tranquilidad.

El casco histórico

En Cuenca, merece la pena subir las cuestas y callejuelas hasta los miradores que se adentran en esta bella ciudad para dejarse sorprender. Entre las visitas imprescindibles está la Plaza Mayor, donde verás los arcos del Ayuntamiento. 

La Catedral de Cuenca

La Catedral de Cuenca, también llamada de Santa María la Mayor, Nuestra Señora de Gracia o Catedral de Santa María y San Julián empezó a construirse a finales del siglo XII sobre la antigua mezquita en estilo gótico normando.
Es de planta de cruz latina y tiene un ábside poligonal de siete lados. El exterior ha perdido su carácter gótico debido a las innovaciones introducidas durante el Renacimiento.

Llaman especialmente la atención el efecto que producen los rayos de sol al atravesar las vidrieras de la catedral y la existencia de dos órganos del siglo XVIII que siguen funcionando como el primer día.

En su construcción tuvo mucho que ver Leonor de Aquitania, la esposa de Alfonso VIII con la que habían venido a Castilla caballeros, artesanos y clérigos normandos. La visita con audio guía cuesta 3,8€.

Museos

Si te gustan los museos tienes también opciones: la Fundación Antonio Saura, la Fundación Antonio Pérez ubicado en el Convento de las carmelitas Descalzas. El Museo de las Ciencias, ideal si se viaja con niños y el Museo de Cuenca, reflejo del rico patrimonio conquense.

Si quieres investigar en las tradiciones, también está el Museo de la Semana Santa, dedicado a la fiesta más famosa de la ciudad, y el Museo Diocesano. Y si lo tuyo es el arte abstracto, el Museo de Arte Abstracto español, instalado en las Casas Colgadas.

Las Casas Colgadas

Por detrás del templo, una calle lleva a las Casas Colgadas de las que se conservan visitables tres: la Casa de la Sirena (que alberga un mesón) y las Casas del Rey, donde puedes conocer el Museo de Arte Abstracto Español, con obras de artistas tan famosos como Tápies, Chillida o Saura.

Para obtener unas fotos espectaculares de las Casas, hay que cruzar la pasarela de hierro del puente de San Pablo. Al otro extremo está el Convento de San Pablo, antiguo convento de los dominicos, hoy convertido en Parador, es uno de los mejores sitios para pasar la noche en la ciudad, que iluminada gana todavía más en encanto.

Otros lugares de interés

Cuenca también te va a sorprender por curiosidades como los “rascacielos” del barrio de San Martín o el túnel visitable de la calle Alfonso VIII.

El Castillo de Cuenca, la oratorio de San Felipe de Neri, la Torre Mangana, la ermita de Nuestra Señora de las Angustias, el Seminario Conciliar de San Julián, la Iglesia de San Miguel y la Iglesia de San Andrés, son también de interés.

Naturaleza y zonas de baño

El lado más natural de la ciudad se disfruta sobre todo en verano, cuando puedes darte un chapuzón en la zona de baño de la Hoz del Júcar y comer en un restaurante cercano. También puedes pasear por la ruta del Cerro del Socorro o, otra opción, es desplazarte 30 kilómetros para ver las rocas de la Ciudad Encantada.

Gastronomía castellana

Además de belleza Cuenca cuenta con una riquísima gastronomía manchega. A la hora de comer, la ciudad no defrauda y ofrece en sus mesones castellanos lo mejor de su contundente gastronomía conquense.

En la Plaza Mayor y alrededores encontrarás multitud de bares, aunque también hay otras zonas recomendables para hallar un buen restaurante como el barrio de Castillo en la parte alta, con mucho ambiente gracias a sus terrazas y miradores a la hoz.

Pero también aquí hay restaurantes más modernos de cocina de autor, tabernas flamencas o locales de copas construidos, por ejemplo, en los sótanos de un palacio. Más información…

Últimas Entradas

keyboard_arrow_up