ESTRUCTURA EMPRESARIAL

Alrededor de 100 pequeñas y medianas de empresas, aunque en su cúspide se registran importantes procesos de concentración que hacen que, de año en año, unos pocos y grandes grupos vayan arañando cuotas de mercado y desplazando al resto de operadores. El abastecimiento a las grandes cadenas de distribución alimentaria, el auge de las marcas blancas y los movimientos de internacionalización constituyen los factores que estimulan la concentración. El sector empresarial del vinagre en nuestro país se encuentra atomizado, con una base compuesta por alrededor de 40 industrias, muchas de ellas de pequeño y media¬no tamaño y con cifras de producción bastante reducidas.

El líder sectorial tiene una cuota de mercado que ronda el 8% de todas las ventas en volumen y algo más del 5% en valor, mientras que el segundo operador apenas alcanza el 2,5% en volumen y el 2,2% en valor. En el caso de la DO Vinagre de Jerez hay 9 bodegas elaboradoras y 36 dedicadas al envejecimiento. Dentro de la distribución organizada, las marcas blancas acaparan el 79,3% de todas las ventas en volumen y el 50% en valor. Incluso entre los vinagres balsámicos, una de las presentaciones más novedosas y dinámicas, las marcas de distribución representan ya el 42% del total en volumen y del 35% en valor.Esta situación es muy diferente de la de otros países de nuestro entorno, donde una concentración extrema tiende a ser el rasgo más sobresaliente. Así, en Francia, con una producción que dobla a la española, hay únicamente 17 empresas fabricantes de vinagre, mientras que en Holanda o Dinamarca se encuentra en actividad un único operador.

About the author

Montse Gonzalez