COMERCIO EXTERIOR

Buena parte de la materia prima con la que se elaboran las especias y condimentos en nuestro país debe ser importada. Los casos más importantes son los de la pimienta, la canela, la nuez moscada, el clavo, el curry. Se estima que se importan anualmente unas 58.700 toneladas, por un valor que ronda los 170 millones de euros. China, Irán y Perú son nuestros principales proveedores. Por lo que hace referencia a las exportaciones, hay que señalar que éstas están creciendo de manera muy significativa en los últimos años y representan ya el 52% del valor de todo el mercado, en torno a unos 148 millones de euros. Esta cifra indica un incremento interanual del 3,5%. El pimentón, con el 54,4% del total vendido, y el azafrán, con el 26,6%, constituyen los dos productos principales de ese comercio exterior.

Los principales mercados de destino son Estados Unidos (17% del total); Reino Unido (10%) y Alemania (9,5%). Muchas de las principales empresas del sector basan sus estrategias de futuro en la internacionalización. Se exportan anualmente alrededor de 1 millón de toneladas de sal, frente a unas importaciones que no llegan a las 117.000 toneladas. El principal cliente de las exportaciones españolas de sal es Francia, seguida por Alemania, Irlanda, Reino Unido y Portugal. Las exportaciones españolas de salsas se concentran básicamente en la mayonesa y el Ketchup. Se trata de un comercio exterior dirigido hacia otros países de la Unión Europea.

El valor total de las exportaciones de salsas ronda los 200 millones de euros, frente a unas importaciones que superan por poco los 100 millones de euros. Dentro de éstas, es la mostaza la principal referencia importada, aunque en los últimos tiempos las salsas para ensaladas y para cocinar registran unas tasas de crecimiento bastante significativas. El sector español del vinagre ha optado durante los últimos ejercicios de forma decidida por la internacionalización, ya que las demandas del mercado nacional resultan claramente insuficientes para absorber los niveles de producción existentes. Las exportaciones españolas de vinagre durante 2014 se acercaron a 35 millones de litros, por un importe superior a los 26,5 millones de euros. Estas cifras supo¬nen unos importantes incrementos interanuales del 9,5% en volumen y del 2,4% en valor. El precio medio de los vinagres exportados fue de 0,74 euros/litro.

La partida con mayores ventas fue la de vinagres de vino a granel, con 19 millones de litros, por un importe cercano a los 11 millones de euros, seguido por los vinagres de vino envasados, con algo menos de 10 millones de litros, pero un importe de 12 millones de euros. El principal cliente en volumen de los vinagres españoles fue Reino Unido, con el 24,1% del total seguido por Francia (20,7%), Italia (18,1%) y Estados Unidos (12,1%). Atendiendo al valor de las partidas exportadas, el primer lugar es ocupado por Estados Unidos (7 millones de euros). A continuación aparecen Francia (4,6 millones de euros) y Reino Unido, con algo menos de 4 millones de euros. Las importaciones de vinagres para el mercado español se sitúan en torno a los 10,5 millones de euros y los 11 millones de litros. La principal partida importada es la los vinagres balsámicos procedentes de Módena (Italia).

About the author

Montse Gonzalez