Carnes y elaborados cárnicos de Aragón

Carnes el ternasco de Aragón y otros productos de calidad reconocida como la carne de vacuno Montañas de Aragón, la carne de cerdo de Teruel, y elaborados como la D.O.P. Jamón de Teruel, la longaniza de Aragón y el lomo embuchado son lo más destacado de su industria cárnica.

El ternasco de Aragón se trata de un cordero joven alimentado de leche materna y cereales naturales. De hecho, su nombre, la palabra ternasco lo define ya que significa “tierno/a”. Ha sido la primera carne fresca aceptada como denominación específica en España. Su origen y cuidados hacen que sea sabrosa, tierna y jugosa. Un auténtico fuera de serie muy presente en la gastronomía aragonesa: desde el tradicional asado hasta en los más modernos bocadillos de diseño.
Hay que destacar el hecho de que la calidad de los productos de Aragón comparte espacio y respeto junto a Denominaciones geográficas de calidad de otras comunidades españolas y, al igual que ocurre con el Espárrago de Navarra, la carne de Aragón puede ser de Ávila. Cosas de conceptos que van más allá de las divisiones administrativas. Así, en la Sierra de Albarracín y El Maestrazgo se cría la raza vacuna Avileña Negra-Ibérica de la que se obtiene esta carne singular, I.G.P. Carne de Ávila.
Y si hablamos de elaborados cárnicos, el primer jamón con Denominación de Origen en España e incluido por la Unión Europea en la lista de productos europeos de especial calidad fué el Jamón de Teruel. Tanto el jamón como la paleta, se someten a un cuidado proceso de curación y maduración -mínimo 14 meses- en el ventilado y seco clima turolense. Y así sale lo que sale: perniles y paletas majestuosos, finos, aromáticos y saludables. Cada uno, un tesoro identificado por su sello de denominación de origen, una estrella mudéjar. Sólo oler este jamón nos alimenta.

About the author

Montse Gonzalez