Producción agroalimentaria de Andalucía

Andalucía tiene una superficie de 87.600 km2, el 17% de España, y cuenta con amplios espacios de condiciones muy diferentes, derivadas de la altura sobre el nivel del mar: el 14% está por encima de los 1.000 metros, el 22,6% entre 600 y 1.000 metros, la mayor parte (el 36,4%) se sitúa entre 200 y 600 metros y el 27% está a menos de 200 metros. Las temperaturas y el régimen pluviométrico son muy diferentes: en Andalucía están algunas de las áreas con más precipitaciones de España (la sierra de Grazalema en Cádiz o las sierras de Huelva) junto al desierto de Almería. La red hídrica andaluza cuenta con el gran río Guadalquivir, que atraviesa gran parte de la región, y las cuencas menores de los restantes ríos que desembocan en el Atlántico y el Mediterráneo. Una parte considerable del territorio tiene alto valor ambiental y la región reúne importantes parques naturales. La ocupación del territorio incluye 3,7 millones de hectáreas de cultivos y un millón de hectáreas de pastos y pastizales, incluida la dehesa y otros territorios de alto valor ambiental. La Producción de la Rama de Actividad Agraria en 2014 a precios básicos alcanzó un valor de 10.938,77 millones de eu­ros. De este total, la Producción Final Vegetal (PFV) fue de 9.050 millones de euros, mientras que la Producción Final Ganadera (PFG) alcanzó un valor de 1.618 millones de euros (valores corrientes a precios básicos). En Andalucía hay unas 255.000 explotaciones agrarias.

AGRICULTURA
Los cultivos herbáceos ocupan el 37% de la superficie cultivada en la región y los leñosos, el 50%. Dentro de la superficie cultivada, el 26% es regadío. Dentro de los cultivos herbáceos destaca la producción de cereales, de los que Andalucía es una gran productora, especialmente de trigo, al igual que de arroz. Entre las leguminosas destaca el garbanzo. Andalucía también aporta una relevante producción de patatas, sobretemprana y extratemprana (con el 60% de la producción nacional). Andalucía es una verdadera potencia en hortalizas, su superficie alcanza casi 123.000 hectáreas, el 35% de España. Su posición en cultivos protegidos, los más productivos, es más importante ya que cuenta con el 76% de la superficie española (unas 54.000 hectáreas). Las hortalizas se encuentran en todas las provincias y dan lugar a sistemas productivos que son grandes generadores de riqueza y empleo, destacando la producción intensiva de invierno de Almería y en menor medida Málaga y Granada, la fresa de Huelva o las huertas a lo largo del valle del Guadalquivir. Las hortalizas protegidas permiten el suministro de productos frescos fuera de temporada y las mejoras en sus variedades y formas de cultivo están permitiendo alcanzar cualidades organolépticas adecuadas. Las hortalizas andaluzas se destinan en buena medida a la exportación. Junto a las grandes producciones muy intensificadas se mantienen variedades locales con calidad diferencial. Los cítricos están presentes sobre todo en el valle de Guadalquivir y Huelva. Es particularmente importante la naranja, que con casi 60.000 hectáreas alcanza el 40% de la superficie y el 34% de la producción. Coexisten áreas donde el cultivo es tradicional y hay variedades locales con otras de implantación reciente más productivas. Entre los frutales destacan el melocotón de temprana recogida y las ciruelas, así como la presencia de frutas tropicales sobre todo en Málaga, donde hay unas 3.200 hectáreas de chirimoyo y 9.000 de aguacate. Entre los frutos secos destaca el almendro, con 174.500 hectáreas, que suponen el 30% de la superficie española. Andalucía cuenta con unas 34.300 hectáreas de viñedo para vinificación y 2.900 hectáreas de uva de mesa. Por su parte, el olivar es el principal cultivo de Andalucía, con más de 1,5 millones de hectáreas, de los que 1,4 millones son para almazara y el resto para aceituna de mesa, que hacen de Andalucía la primera región productora mundial.
GANADERÍA
Andalucía cuenta con una ganadería extensiva muy importante vinculada a la dehesa y a otros territorios de alto valor ecológico, en buena medida basada en razas autóctonas, como el cerdo ibérico. La región también ha desarrollado algunos sectores intensivos como el cerdo de capa blanca y las aves, pollos y pavos. Los censos ganaderos en Andalucía incluyen a unos 2,1 millones de cerdos, de los que unos 700.000 son extensivos; unas 620.000 cabezas de vacuno, de las que unas 300.000 son vacas nodrizas, y algo más de 2,8 millones de ovejas (cuya leche se destina principalmente a la elaboración de quesos) y un millón de cabras.
PESCA
En Andalucía hay unos 1.800 buques de pesca, con una capacidad de 55.000 TRb (toneladas de registro bruto). La flota pesquera andaluza está compuesta por 1.534 embar­caciones, lo que supone el 11,9% del total español y ha expe­rimentado una reducción interanual del 2,6%. Su arqueo bruto es de 39.400 toneladas (11% del total), mientras su potencia llega hasta 162.994 caballos (14,6%) y su eslora promedio es de 11,9 metros. La antigüedad media de estos barcos es de 26 años. El volumen de descargas de pescado en Andalucía representa el 17,4% del total nacional. En esta comunidad hay 38 puertos pesqueros, entre los que destacan los de Isla Cristina, Cádiz y Punta Umbría. La principal especie capturada es la sardina (31% del total), seguida por la merluza negra y el boquerón. La región cuenta con una acuicultura muy desarrollada y puntera. Actualmente la producción se cifra en unas 7.500 toneladas, de las que algo más del 50% lo aporta la dorada y el 36% la lubina. Por lo tanto, las principales pro­ducciones acuícolas son las de lubina, con algo más de 28 millones de euros, y dorada (10,4 millones de euros). En esta comunidad se encuentran en actividad 120 empresas acuícolas y 42 empresas especializadas en la transformación de productos pesqueros.

About the author

Montse Gonzalez