PRODUCCIÓN

Debido a la importancia que los cereales tienen en la alimentación humana, la Organización de Naciones Unidas (ONU) hace un seguimiento especial de la producción y consumo en el mundo de cara a prevenir catástrofes humanitarias. En el año 2014, la FAO -organismo de la ONU para la Agricultura y la Alimentación- publicó que la producción mundial de cereal (incluido el arroz en grano) ascendió a 2.532 millones de toneladas.De esa producción mundial, casi 1.000 millones de toneladas correspondieron a la cosecha maíz y 726 millones de toneladas a la de trigo. El resto son producciones de cereales secundarios (cebada, etc.) y de arroz. En la Unión Europea los cereales han pasado a ser, después de la leche y las hortalizas, la tercera producción agraria más importante desde el punto de vista económico. En 2014, la producción de cereales aumentó en volumen un 5,9%, mientras que los precios bajaron un 8,3%, según los datos de la Comisión publicados a efectos de calcular la renta agraria. La aportación de este subsector representó el 13% de todas las producciones agrícolas europeas y los países con mayor producción fueron Francia (21% con una cosecha próxima a los 72 millones de toneladas), Polonia, Alemania (14%) y Rumanía (8%). La cosecha comunitaria de cereales (sin incluir el arroz) en 2014 se situó en 323 millones de toneladas. La mayor cosecha fue la de trigo blando con 156 millones de toneladas, seguida de la de maíz con 73 millones de toneladas y la de cebada con 60 millones de toneladas. En términos de cantidad y de área, el trigo es con mucha diferencia el cereal más popular que se produce en la UE, pues representa casi el 50% del total cultivado. De la mitad restante, alrededor de un tercio es cebada y otro tercio es maíz. Casi dos tercios de los cereales de la UE se utilizan para la alimentación animal, y algo más de un tercio para el consumo humano. Sólo el 4% de la producción se utiliza en la elaboración de los llamados biocombustibles. Por otro lado, alrededor del 15% de la cosecha anual de trigo de la UE se exporta, mientras que grandes cantidades de semillas oleaginosas, alimentos para animales y el arroz se tienen que importar de países terceros. Un régimen de importación controla la entrada de cereales y de arroz en la UE. En España, la producción total de cereales (trigo, cebada, avena, centeno, triticale, maíz, sorgo y arroz) se elevó en 2014 a 20,4 millones de toneladas.
About the author

Montse Gonzalez