PAN

El mercado español del pan superó en 2014 los 1,7 millones de toneladas. El valor total de toda esa oferta se acerca a los 3.940 millones de euros, manteniéndose una clara estabilidad en los precios. El precio medio del pan se situó en 2,32 euros por kilo. En el caso de los panes frescos y congelados se llega a 2,26 euros/ kilo, mientras que entre los panes industriales se alcanzan los 2,64 euros/ kilo. Alrededor del 84% del pan consumido en nuestro país es fresco/ congelado, mientras que el 16% restante está compuesto por panes industriales. Se considera que en torno a el 59% de todo el pan comercializado está elaborado artesanalmente, aunque el segmento  que registra unos mayores incrementos durante los últimos tiempos es de las masas congeladas y el pan precocido congelado. Las primeras suponen unas ventas de 801.030 toneladas y algo menos de 1.070 millones de euros, mientras que los segundos llegan a las 675.840 toneladas y los 735,4 millones de euros. Las ventas de masas congeladas crecieron durante el último ejercicio computado en un 4,7% en volumen y un 3% en valor, mientras los panes precocidos lo hicieron en un 4,3% y un 1,7%  respectivamente. Dentro del pan fresco y congelado, la categoría más importantes es la de pan fresco normal, con el 89,5% del total. A mucha distancia aparecen el pan fresco integral (9,3%) y el pan fresco sin sal (1,2%). En el caso de los panes industriales son las presentaciones frescas las más populares, con el 72,2% de todas las ventas, mientras que otro 27,8% corresponde a los panes secos. Entre los panes industriales frescos, la partida más vendida es la de los panes normales (49,5% del total), seguida por los panes enriquecidos (28,1%), los panes integrales (11,3%) y los panes sin corteza (11,1%). La presentación más consumida es la barra o pistola, con cerca del 75% del total de los consumos. A bastante distancia aparecen las baguettes, con un porcentaje del 10%, las chapatas (7%) y el pan payés (4%). Las empresas de panadería conforman el segundo subsector generador de empleo dentro de la industria alimentaria, con unos 96.000 trabajadores, que suponen alrededor del 21,8% de todos los puestos de trabajo del sector alimentario. La mayoría de las empresas productoras y comercializadoras de pan son de pequeñas dimensiones, ya que el 87,7% tiene menos de 10 empleados, el 10,8% registra entre 10 y 50 trabajadores, el 1,2% emplea entre 50 y 200 trabajadores y únicamente el 0,3% presenta unas plantillas de más de 200 empleados. Además, hay que tener en cuenta que se calcula que existen unos 155.000 puntos de ventas de productos de panadería, lo que establece una distribución comercial minorista, aunque las tendencias a la concentración de ventas en la distribución organizada son ya muy fuertes. Dentro de las empresas de masas congeladas la realidad es muy diferente, ya que se trata de un mercado dominado por grandes grupos, con importantes estrategias de internacionalización. El principal fabricante y distribuidor de masas congeladas llega a las 201.760 toneladas anuales, mientras que el segundo se sitúa en 149.000 toneladas y el tercero se acerca a las 129.180 toneladas. Las cinco empresas más importantes presentan una cuota conjunta de más del 70% del total de ventas.
About the author

Montse Gonzalez