OVINO-CAPRINO

El valor de la producción de ovino-caprino ascendió en 2014 a  unos 845,8 millones de euros. La cabaña ganadera de ovino permaneció prácticamente estable desde 1992 hasta el año 2000 y a partir de esta fecha, con la reforma de la PAC, la tendencia se invirtió y la cabaña empezó a descender progresivamente. Al acabar 2014 había unos 16,5 millones de cabezas.
Los mayores censos ovinos se concentran en Castilla y León, Extremadura, Castilla-La Mancha, Andalucía y Aragón. En cuanto a la producción de carne, en general se registró un descenso tanto en ovino como en caprino.
Se produjeron 112.000 toneladas de carne de ovino (5,8% menos) y 8.500 toneladas de caprino (3,5% menos). La cabaña española en 2014 alcanzó el 20% del total de la UE-27, superada solo por el Reino Unido que representa el 27%. España se sitúa en el segundo lugar en censo de caprino en la UE, con el 21% del censo, por detrás de Grecia.
En lo que se refiere a la evolución del comercio exterior, en 2014 el balance final fue positivo tanto volumen como en valor económico, pues las exportaciones de carnes de ovino y caprino superaron con creces a las importaciones. En volumen, las exportaciones se elevaron a 33.535 toneladas, mientras que las importaciones de carne ascendieron a 8.442 toneladas. Los principales destinatarios de las exportaciones nacionales de carne de ovino y caprino fueron los Estados miembros de la UE con el 97% del total exportado. Por su lado, los principales países de los que importamos carne de ovino y caprino fueron Nueva Zelanda, Italia y Uruguay. En cuanto a la evolución de los intercambios totales de animales vivos, en 2014 hubo de nuevo un importante aumento de las exportaciones totales, pero también de las importaciones. Se importaron animales por un peso de 6.800 toneladas y se exportaron por un peso de 31.314 toneladas. El volumen principal de movimientos se produjo con los países de la UE y del norte de África.
En cuanto a la producción en el conjunto de la Unión Europea, España se situó en segundo lugar en 2014 (16% del total), por detrás de Reino Unido, cuya producción representa el 32%, y por delante de Francia con el 13%. Otros países con importante producción son Grecia, Irlanda, Alemania e Italia, que aportan entre los cuatro un 22% del total. En 2014 la producción de carne de ovino y caprino experimentó una caída del 1,1%, mientras que los precios subieron en general un 1,2%, según datos de la Comisión. El valor generado por este subsector fue negativo (0,4%) Asimismo, el ovino-caprino representó en 2014 el 1,2% de la Producción Final Agraria de la UE, el porcentaje más bajo de todos los subsectores ganaderos. A este respecto, desde hace más de una década la producción de carne de ovino y caprino en la UE ha ido perdiendo peso, a pesar de la incorporación de grandes países productores como Rumanía y Bulgaria. La producción comunitaria de carne de ovino y caprino rondó las 925.000 toneladas, de las que un 80% corresponde al ovino. La UE es claramente deficitaria en carne de ovino-caprino, que importa principalmente desde Australia y Nueva Zelanda. En los últimos años la UE está exportando animales vivos a países de Oriente Medio y de África.

About the author

Montse Gonzalez