MARCA Q DE CATALUÑA PARA POLLO

La “Marca Q” de calidad es una iniciativa de la Generalitat de Cataluña que ha querido distinguir unos determinados productos alimentarios de calidad superior diferenciada. Estos productos están sometidos a un reglamento específico y a un control de calidad externo, y disponen de un distintivo que los diferencia de otros productos del mismo tipo presentes en el mercado.
Los productos identificados por la marca Q se someten a un control y certificación externa realizada por una entidad independiente y especializada, además de los controles habituales que realiza la administración. La marca Q, registrada por el Departamento de Agricultura catalán el año 1996, se otorga a las empresas que la solicitan y que elaboran un producto reglamentado con Marca Q.
Actualmente, los productos amparados con Marca Q del sector cárnico son la carne de pollo, la carne de ternera, la carne de cordero, la carne de conejo y la carne de cerdo.

MARCA Q DE CATALUÑA PARA POLLO

 Estos pollos se caracterizan por un crecimiento lento, su procedencia de estirpes seleccionadas y las condiciones controladas de su crianza, que garantizan una calidad superior de la carne.

La recría de estos pollos se puede hacer en parque (en este caso, se indica en la etiqueta “pollo criado al aire libre”) o sin parque adosado, y su alimentación debe constar en un 70% de cereales. No se permite utilizar factores de crecimiento y la edad mínima de sacrificio es a los 77 días. Su carne es consistente, brillante y más sabrosa

Categorí­a: Ave y huevos.

Propio de: Toda CatalunyaCatalunya

Información complementaria:

La carne, que se comercializa en pollerías de todo el territorio, es de categoría A, fresca o refrigerada, y se presenta en una de las tres siguientes formas: tradicional sin tripas, preparada para cocer, y troceada en cuatros o mitades.

 Calendario de temporada: Todo el año

En todos los casos de comercialización, los pollos tienen que ir identificados con una etiqueta donde figurará, además de las menciones que exige la legislación vigente, el logotipo de la marca Q. Todo el proceso productivo, desde la granja hasta el punto de venta, está bajo el control de una entidad de certificación independiente inscrita en el Registro de entidades de control y certificación de la Dirección General de Producción, Innovación e Industrias Agroalimentarias. De esta forma, se asegura el cumplimiento del reglamento de la Marca Q de carne de pollo, así como la trazabilidad desde el animal vivo hasta el producto final. Actualmente están inscritos 2 adjudicatarios a la Marca Q de pollo, con un número de pollos certificados de 160.000.

About the author

Montse Gonzalez