La producción integrada en España

La producción integrada de productos agrícolas está regulada en España por el Real Decreto 1201/2002. En él se define la producción integrada como aquella que promueve “la utilización de métodos que, teniendo en cuenta las exigencias de la sociedad, la rentabilidad del cultivo y la protección del medio ambiente, disminuyan el uso de productos químicos y permitan obtener producciones agrícolas de alta calidad, es una exigencia en la modernización de la agricultura”. En 2004 se estableció el distintivo de identificación de Garantía Nacional de Producción Integrada.

Algunas entidades públicas o privadas reconocidas por la Entidad Nacional de Acreditación (ENAC) son las que otorgan las certificaciones.

La superficie inscrita en la producción integrada durante 2014 fue ligeramente superior a las 832.990 hectáreas, apenas un 0,1% por encima de la del ejercicio precedente. Andalucía es la comunidad autónoma con mayor superficie destinada a este tipo de producción, con 554.390 hectáreas (66,6% del total). A continuación se sitúan Extremadura, con 119.330 hectáreas (14,3%), Aragón, con 58.050 hectáreas (7%), Comunidad Valenciana con 32.180 hectáreas (3,9%), Cataluña con 30.240 hectáreas (3,6%) y Murcia con 20.840 hectáreas (2,5%). Cierran esta relación Canarias, con 4.850 hectáreas (0,6%), Castilla y León, con 4.340 hectáreas (0,5%), Baleares con 3.760 hectáreas (0,5%) y La Rioja con 3.150 hectáreas (0,4%). Navarra, País Vasco y Galicia presentan en cada caso porcentajes en torno al 0,1% del total. El grado de implantación de la producción integrada es del 4,9% de la superficie agrícola total. Ese porcentaje llega en Andalucía hasta el 15,7%, el 11,3% en Canarias, el 11,1% en Extremadura y el 5,1% en la Comunidad Valenciana. Por debajo de la media nacional aparecen Murcia (4,4%), Cataluña (3,7%), Aragón (3,5%), Baleares (2,2%), La Rioja (2%), País Vasco (1%), Navarra (0,2%), Castilla y León (0,1%) y Galicia (por debajo del 0,1%). Por tipos de cultivo, la mayor superficie es la de olivar, con el 57,3% del total español. A continuación se sitúan los cereales (9,1%), el arroz (8%), el algodón (6,3%), los frutales (5,8%), los cítricos (4,2%), la vid (2,2%), las hortalizas (1,8%), los frutos secos, el tabaco y la remolacha, con el 1,1% en cada caso, la fresa (0,6%) y la patata (0,3%). Todos los otros cultivos en producción integrada representan el restante 1,1%. Atendiendo a la implantación de la producción integrada por cultivos destaca el tabaco, con el 85% del total. En segundo lugar aparece la fresa (73%), seguida por el algodón (65%), el arroz (60%), el plátano (39%), la remolacha azucarera (24%), el olivar y los frutales (18% en cada caso) y los cítricos (12%).

Los cultivos e industrias agroalimentarias que disponen de normas de producción integrada son los siguientes:hortalizas (acelga, ajo, alcachofa, apio, berenjena, brócoli,calabacín, calsot, cebolla, champiñón, chirivía, col, coliflor, escarola, espárrago blanco, espinaca, fresa, guisante, haba, hinojo, judía verde, lechuga, lechuga cogollo, melón, patata, pepino, pepinillo, perejil, pimiento, pimiento para pimentón, puerro, rábano, sandía, tomate y zanahoria), frutales (cerezo, ciruelo, kiwi, manzano, melocotón, nectarina, pera, plátano y níspero), frutos secos (almendra, avellana y nogal), cereales (cereales de invierno, cereales de verano, arroz y maíz), cítricos, olivar, vid, remolacha, leguminosas, algodón, tabaco, setas aceite de oliva, conservas vegetales, hortalizas elaboradas en fresco, aceitunas de mesa, tomate de industria transformado,frutas y hortalizas para centrales hortofrutícolas, vinos, fruta seca elaborada y elaboración de arroz.

About the author

Montse Gonzalez