ESTRUCTURA EMPRESARIAL

En general, el sector español de pescado congelado se encuentra en manos de unos pocos y grandes grupos, entre los que hay algunos de los grandes grupos pesqueros españoles junto a compañías multinacionales. El grupo líder se ha visto inmerso en una grave situación de crisis, por un fraude contable interno. Se trata de una enorme multinacional (Pescanova) que se encuentra actualmente en una situación de conflicto entre sus principales accionistas y los bancos acreedores. Su facturación anual supera los 900 millones de euros anuales, con una producción de 175.000 toneladas. Esta empresa pesca en Argentina, Chile, Perú, Nicaragua, México, Irlanda, Angola, Namibia, Sudáfrica, Mozambique y Australia y tiene explotaciones acuícolas en España, Portugal, Guatemala, Honduras, Nicaragua, Ecuador y Brasil. Dispone de empresas comerciales en España, Francia, Portugal, Italia, Grecia, Polonia, Japón, Estados Unidos, Australia, Chile y Argentina y sus productos se venden en 50 países. El segundo operador llega a las 51.200 toneladas, el tercero se queda en 42.800 toneladas y otras cuatro empresas presentan cifras de producción en torno a las 40.000 toneladas. Muchos de estos operadores están apostando por la incursión en líneas de negocio afines, como las conservas de pescado o los platos preparados y, también, en la internacionalización. En la distribución organizada, las marcas de distribución tienen una gran importancia. Así, controlan el 65,2% de todas las ventas en volumen de pescado y marisco sin preparar y el 60% en valor. En el caso de los pescados y mariscos preparados estos porcentajes aumentan todavía más y llegan al 66,2% en volumen y el 63,3% en valor.
About the author

Montse Gonzalez