ESTRUCTURA EMPRESARIAL

La base productiva mundial del café se encuentra compuesta por un gran número de pequeños y medianos agricultores, pero los restantes eslabones de la cadena alimentaria están controlados por unos pocos y grandes multinacionales que adquieren la materia prima, la procesan y la comercializan en los mercados finales. Brasil, Vietnam, Indonesia, Colombia, Etiopia, India y México aparecen como los principales países productores de café en el mundo. En nuestro país, la principal empresa productora y comercializadora de café es una de las más grandes compañías alimentarias multinacionales y registra unas ventas de 27.500 toneladas de cafés tostados y solubles, a las que se añaden otras 5,700 toneladas de monodosis. La facturación de esas dos líneas de negocio llega hasta los 993 millones de euros. El segundo grupo ronda las 10.500 toneladas y los 102 millones de euros y el tercero alcanza las 21.500 toneladas y los 97,3 millones de euros. El cuarto y el quinto operador presentan cifras de negocio entre las 6.000 y las 11.000 toneladas y los 73 y los 85 millones de euros. Por lo que hace referencia a las empresas importadoras de café, la más importante se acerca a las 69.500 toneladas, con una facturación de 156 millones de euros. El segundo grupo se queda en 32.000 toneladas y 84 millones de euros y el tercero se sitúa en 25.000 toneladas y 60 millones de euros. Durante este año y el pasado se han realizado inversiones en el sector que superan los 54 millones de euros, de los que 44 millones corresponden a un nuevo centro de producción del líder sectorial. Las marcas blancas acaparan un 49,6% de todas las ventas en volumen y el 28% en valor. Esos porcentajes reflejan reducciones interanuales del 0,4% y 0,5% respectivamente. La reducción generalizada de los precios del café explica esa ligera pérdida de importancia de las enseñas de distribuidor.

 

About the author

Montse Gonzalez