ESTRUCTURA EMPRESARIAL

El sector empresarial de las legumbres se ha caracterizado por un carácter muy conservador, con empresas de tamaño medio y una escasa modernización. La situación de crisis ha provocado importantes cambios en la estructura empresarial, con la puesta en marcha de varios proyectos inversores y una tendencia hacia la irrupción de nuevas presentaciones que diversifican las ofertas comerciales. En el mismo sentido, las marcas de distribución han visto cómo se reducía de manera perceptible su tradicional preponderancia. El principal comercializador de legumbres secas y cocidas registra una facturación anual de 62,5 millones de euros, mientras que el segundo llega hasta los 49,7 millones de euros y el tercero ronda los 28 millones de euros. Las marcas blancas acaparan el 64,4% de todas las ventas en volumen y 53,6% en valor dentro de las legumbres secas, con unas reducciones interanuales del 6,2% y del 5,6% respectivamente. La primera oferta marquista registra unos porcentajes del 11,3% y del 14,6% respectivamente, mientras que la segunda se sitúa en 4,6% y el 6,8%. En el caso de las legumbres cocidas, las marcas blancas controlan el 76,8% de las ventas en volumen y el 66,4% en valor, mientras la principal oferta con marca propia ronda el 7,7% y el 8,8%.

About the author

Montse Gonzalez