CONSUMO

El mercado español de legumbres continuó creciendo durante el último ejercicio computado hasta las 302.000 toneladas. A finales de la década pasada el consumo aparente en nuestro país suponía unas mucho más reducidas 185.000 toneladas. La producción nacional apenas representa el 25,5% del total del consumo, por lo que las importaciones constituyen un recurso imprescindible para abastecer las demandas internas. Algunos datos, como la subida del precio de la materia prima y la disminución de los contingentes de inmigrantes, parecen indicar que las ventas en el mercado interior tenderán a reducirse.
Las ventas en la distribución moderna llegaron hasta 60,2 millones de kilos de legumbres secas, por un valor de más de 110 millones de euros, mientras que en el caso de las legumbres cocidas se acercaron a los 48,8 millones de kilos y los 83,2 millones de euros. Dentro de las legumbres secas, las lentejas suponen el 50,8% de todas las ventas en volumen y el 41,3% en valor. A continuación se sitúan los garbanzos, con cuotas del 29,3% en volumen y el 31,9% en valor. En tercer lugar aparecen las alubias, con el 19,7% y el 26,4% respectivamente. Todas las otras legumbres secas apenas representan el 0,2% en volumen y el 0,4% en valor. En el caso de las legumbres cocidas, las más demandadas son los garbanzos, con el 48,1% del total en volumen y el 45% en valor, seguidos por las alubias (38% y 39,5%), las lentejas (12,5% y 13%), los judiones (1,3% y 2,3%) y las habas y combinados (0,1% y 0,2%).

About the author

Montse Gonzalez