CONSERVAS Y SEMICONSERVAS

El gran número de plantas de procesamiento es capaz de producir lo que es, sin duda, mayor gama mundial de conservas. No sólo España se produce el habitual atún enlatado y otros peces, moluscos y cefalópodos, sino también ofrece ciertas especialidades en conserva que en muchos casos son solo exclusivos de España. España es uno de los productores más destacados de la más alta calidad en conservas de marisco, de hecho en ocasiones se dejan las mejores piezas para la industria conservera de forma que muchos productos enlatados españoles se consideran de calidad gourmet. Se presentan en distintos formatos, que van de latas a tarros de cristal de distintos tamaños. Hoy, de entre todas las conservas, el atún es el principal producto en cuanto a volumen de producción (un 68%) seguido a gran distancia de sardinas y sardinilla (7,8%) de una gran variedad pescados (conservas de bacalao, jurel, caballa…) y preparaciones (en aceite de oliva, vegetal, al natural, escabeche…). Según los datos del MAGRAMA, la producción de conservas de túnidos asciende a más de 270.000 toneladas y las de sardina a unas 16.000 y de caballa 5.000. En lo que respecta a las conservas de mariscos la producción supera las 71.000 toneladas, donde destacan las 23.620 toneladas de conservas de mejillón, así como de otras conservas como las de cefalópodos, almejas, berberechos, zamburiñas, etc. Por último, en semiconservas de pescado, las anchoas son su principal producto elaborado, con una producción de más de 10.000 toneladas. Las conservas de pescado son consumidos normalmente a temperatura ambiente y son excelentes ingredientes para ensaladas, o como aperitivo con un marcado sabor español.
About the author

Montse Gonzalez