CONSERVAS VEGETALES

SECTOR

El mercado español de conservas vegetales durante 2014 se redujo en un 4% en volumen, lo que supuso un descenso algo menor que el del año precedente (-4,5%). La principal partida comercializada es la del tomate triturado, con más de 66.120 toneladas y unas ventas de 66,1 millones de euros. Estas cifras indican una caída del 4% en volumen y un aumento del 1,5% en valor. A continuación aparecen el maíz en grano, con 31.135 toneladas (-2,2%) y 58,7 millones de euros (-1%), los espárragos blancos, con 18.240 toneladas (-5,8%) y 81,4 millones de euros (+0,9%), las judías verdes, con 16.900 toneladas (-7,1%) y 20,2 millones de euros (-7,2%), el champiñón laminado, con 13.920 toneladas (-5,9%) y 28 millones de euros (-7,8%), los guisantes, con 13.630 toneladas (-1,9%) y 24,7 millones de euros (-2%), los pimientos de piquillo, con 11.900 toneladas (-0,6%9 y 40,4 millones de euros (-0,3%) y las alcachofas, con 9.850 toneladas (+2,7%) y 36,7 millones de euros (+0,5%). En términos generales, las conservas de tomate acaparan el 41% del total en volumen y el 35% en valor. Las conservas de frutas registran unos porcentajes del 35% de todas las ofertas en volumen y el 29% en valor, mientras que las conservas de hortalizas representan el 21% del total en volumen y el 32% en valor. Las confituras y mermeladas suponen los restantes 3% en volumen y 4% en valor. Dentro de las conservas de frutas, la principal oferta es la de las conservas de piña, ya que suponen el 56% de todas las ventas en volumen y el 57,1% en valor. A continuación se sitúan los melocotones, con cuotas respectivas del 35,5% y del 29,9%. La cifra global de negocio del sector ronda los 7.000 millones de euros, lo que supone alrededor del 7% de todo el sector alimentario. Alrededor del 70% de la producción se concentra en Cataluña, Andalucía, Castilla y León, Castilla-La Mancha, Galicia y la región de Murcia.

ESTRUCTURA EMPRESARIAL

La atonía del mercado interior y la necesidad de promover fuertes estrategias de internacionalización está provocando importantes movimientos de concentración en el sector empresarial español de conservas vegetales, lo que hace que cada año desaparezca un número significativo de pequeñas y medianas empresas y se fortalezcan los principales grupos de este mercado. Los líderes sectoriales son empresas españolas con una gran tradición en la actividad, junto a algunas filiales de importantes compañías multinacionales. Se calcula que el sector está formado por unas 600 empresas, aunque es difícil diferenciar en este caso a las empresas productoras de zumos y encurtidos, lo que haría reducir significativamente el número de empresas productoras y comercializadoras de conservas vegetales. Se considera que trabajan en este sector unas 32.000 personas, lo que supone el 9% de la ocupación total de la industria alimentaria española. La empresa más importante registra unas ventas de 215 millones anuales, mientras que la segunda llega hasta los 161,5 millones de euros y la tercera y la cuarta rondan los 111 millones de euros. Las marcas de distribución tienden a ser muy importantes en este mercado. En el caso del tomate triturado registran cuotas del 79,1% del total en volumen y del 72,4% en valor, mientras que en el maíz llegan al 73,3% y el 63,7% respectivamente y en los espárragos se sitúan en el 57,4% y el 54,7%.

COMERCIO EXTERIOR

Las exportaciones constituyen un recurso imprescindible para el mantenimiento de los actuales niveles de producción del sector español de las conservas vegetales. En términos muy generales, se estima que alrededor del 42% de la facturación total del sector se obtiene de las ventas fuera de nuestras fronteras. El ejercicio pasado ha sido positivo, ya que se han registrado crecimientos en prácticamente todas las principales partidas de exportación. En el caso de las conservas de tomate se superaron las 400.000 toneladas (+9,5%), por un valor de unos 322 millones de euros (+11,4%). A mucha distancia se situaron las exportaciones de conservas de setas, con 50.600 toneladas (+28%) y 75,4 millones de euros (+25,8%), las de alcachofas, con 28.400 toneladas (+2,8%) y 52,2 millones de euros (+3,5%) y las de maíz, con 26.300 toneladas (+20%) y 33,6 millones de euros (+7%). En el caso de las conservas de frutas, sobresalen las exportaciones de melocotón, que llegaron a 80.300 toneladas (+34%), por un valor de 74,5 millones de euros (+35%). A bastante distancia aparecen las conservas de satsuma, con 22.130 toneladas (+3%) y 29,6 millones de euros (-3%), las de albaricoque, con 19.050 toneladas (+18%) y 19 millones de euros (+14%) y las de pera, con 16.750 toneladas (+16%) y 15,8 millones de euros (+15,8%). Otros países de la Unión Europea son los principales mercados de destino de las exportaciones españolas de conservas vegetales.Las importaciones, por su parte, se redujeron durante el pasado año, debido a la fortaleza del dólar frente al euro. Buena parte de la materia prima utilizada en las conservas españolas proviene de Perú y China. Destacan las importaciones de conservas de maíz (42.100 toneladas), de espárragos (37.000 toneladas), de pimientos (16.000 toneladas) y de piña (50.200 toneladas).

About the author

Montse Gonzalez