COMERCIO EXTERIOR

Las exportaciones han sido uno de los elementos fundamentales que explican la transformación experimentada por el sector cárnico español. Hace 25 años las ventas en el exterior eran prácticamente inexistentes, mientras que en la actualidad las exportaciones de productos cárnicos son las más importantes de toda la industria agroalimentaria española. 
Durante 2014 se exportaron 1,7 millones de toneladas de productos cárnicos, por un valor de 4.467 millones de euros. Estas cifras suponen incrementos interanuales del 18% en volumen y del 6,6% en valor.
La balanza comercial de este sector es favorable para nuestro país en un 460%. Hay que tener en cuenta que esos buenos resultados se produjeron en un escenario internacional, donde el cierre del mercado ruso ha supuesto un serio inconveniente para las ventas en el exterior de algunas partidas cárnicas muy significativas. Alrededor del 80% de esas exportaciones se dirigen hacia otros países de la Unión Europea, con Francia y Portugal como principales destinos. Fuera del ámbito europeo, los principales mercados de destino son Japón, China y Rusia.
Las importaciones, por su parte, superaron las 228.500 toneladas de carnes, a las que hay que añadir otras 48.000 toneladas de elaborados cárnicos. Dentro de las carnes, la partida más importante es la de carne de vacuno (46,1% del total), proveniente sobre todo de Alemania y Polonia, seguida de cerca por la de carne de porcino (44,1%). A mucha distancia se sitúan los despojos (6,1%) y la carne de ovino (3,7%). Entre las importaciones de embutidos destacan las de embutidos cocidos (52,8% del total), seguidos por los curados (22%), los jamones y paletas cocidos (5,3) y los jamones y paletas curados (2,2%). Otros productos suponen el restante 17,7%.

About the author

Montse Gonzalez