COMERCIO EXTERIOR

El pescado congelado constituye la única partida importante que registra cifras positivas de comercio exterior dentro del sector de la pesca y la acuicultura. Durante 2014 se exportaron 483.480 toneladas de pescados congelados, por un valor cercano a 691,2 millones de euros. Estas cifras indican un significativo incremento interanual del 14% en peso, mientras que en valor se produjo una caída del 10,6%. Por su parte, las importaciones superaron ligeramente las 313.500 toneladas (+10,9%), con un valor de 606,2 millones de euros (-5,2%). El saldo comercial para nuestro país presenta un superávit de casi 85 millones de euros, con una tasa de cobertura del 114%. Atendiendo a los orígenes y destinos de este comercio exterior, puede decirse que el 75,4% de las exportaciones españolas en volumen y el 63,5% en valor de pescados congelados se dirigen hacia países no pertenecientes a la Unión Europea. También las importaciones tienen un origen básicamente extra europeo, ya que 76% del total en volumen y el 77,7% en valor provienen de países que no forman parte de la Unión Europea. Aunque las estadísticas disponibles no distinguen entre productos frescos y congelados, hay que asumir que buena parte de las 182.780 toneladas importadas de crustáceos, por un valor 1,1 millones de euros y de las 359.790 toneladas de moluscos, con un valor de algo más de 1 millón de euros están formadas por ofertas congeladas. En el primer caso, el 80,1% tienen una procedencia no europea, mientras que en el segundo ese porcentaje se incrementa hasta el 83,2%.
About the author

Montse Gonzalez