COMERCIO EXTERIOR

La balanza comercial española de pescados frescos y refrigerados es muy negativa, ya que la tasa de cobertura es de un bajísimo 47,9% y las importaciones superan a las exportaciones en casi 446,6 millones de euros.
Durante 2014 se importaron 231.260 toneladas de pescados frescos, por un valor de 857,6 millones de euros, lo que supuso incrementos interanuales del 5,5% en peso y del 6,3% en valor. Los principales proveedores de pescados frescos y refrigerados para el mercado español son otros países de la Unión Europea, ya que aportan el 76,3% de todas esas importaciones en volumen y el 72,3% en valor. Aparte, España importa otras 202.140 toneladas de filetes y carnes de pescado (+7,1%), por un valor de 616,2 millones de euros (+12,2%). En este caso, son países fuera de la Unión Europea nuestros proveedores más importantes, con el 85,1% del total en volumen y el 79,4% en valor.
Las exportaciones, por su parte, llegaron hasta algo menos de 103.020 toneladas, lo que supuso un importante aumento interanual del 19,8%, por un valor de 411 millones de euros (+10,1%). Aparte, se registran otras exportaciones de 46.870 toneladas y 238,4 millones de euros de filetes y carnes de pescado, con unas reducciones interanuales del 3,4% en peso y del 3% en valor. Las exportaciones de pescado fresco se dirigen a otros países europeos, con cuotas del 94,2% del total en volumen y del 83,9% en valor.

About the author

Montse Gonzalez