COMERCIO EXTERIOR

Aunque no se disponen de cifras muy fiables sobre el comercio exterior de bebidas refrescantes, se estima que no se trata de movimientos muy significativos, ya que las importaciones pueden superar los 80 millones de litros anuales mientras que las exportaciones apenas rondan la mitad. Además, muchos movimientos internacionales no acaban registrados en las estadísticas de comercio exterior, ya que se trata de envíos entre diferentes filiales de grandes compañías multinacionales. Las importaciones sobre las que se disponen de datos se encuentran directamente vinculadas con las ofertas de algunas de las grandes cadenas de la distribución organizada y provienen de manera casi exclusiva de otros países de la Unión Europea. Las empresas españolas del sector optan para forzar su internacionalización por establecer plantas de producción en mercados emergentes. Es el caso, por ejemplo, del líder sectorial, que tiene centros de producción en varios países africanos. Los principales fabricantes apuestan por establecer plantas de producción cerca de los grandes mercados para ahorrarse de esa manera gastos de transporte y almacenamiento.

About the author

Montse Gonzalez