CARAMELOS

PRODUCCIÓN

El mercado total de caramelos y chicles se acerca a las 239.880 toneladas, con un valor de más de 684,9 millones de euros. En el mercado nacional,  las ventas se sitúan en unas 111.530 toneladas y algo menos de 437,3 millones de euros. Las demandas internas suponen el 46,5% de todas las ventas en volumen y el 63,8% en valor. La entrada en nuevos mercados internacionales, la diversificación de las presentaciones, priorizando con claridad a los públicos adultos y la innovación permanente son las principales estrategias de los grandes fabricantes del sector para mantener sus niveles de actividad. Los chicles sin azúcar constituyen la principal partida del mercado nacional, acaparando el 48% de todas las ventas. A continuación se sitúan los caramelos duros (26%), seguidos por los caramelos blandos (23%) y los chicles con azúcar (3%). Dentro de los chicles sin azúcar, los más demandados son los de menta (30,1% de todas las ventas en valor), seguidos por los de clorofila y hierba (27,9%) y los de fresa (20,1%). Todos los otros sabores suponen el restante 21,9%. Las ventas de caramelos en el libreservicio llegaron durante 2014 hasta las 21.580 toneladas, por un valor de 170,7 millones de euros. Estas cifras indican ligeros aumentos del 0,5% en volumen y del 0,6% en valor con respecto a las cifras del ejercicio precedente. La partida más importante es la de los caramelos de goma, con 45,5% de todas las ventas en volumen y el 37,5% en valor. A continuación se sitúan los caramelos balsámicos (13,2% y 16,3% respectivamente), los regalices (12,8% y 9,7%), los comprimidos (0,7% y 6,6%), los caramelos masticables (6,1% y 6,3%), los toffees (3,2% y 5,3%), los caramelos con palo (2,1% y 3,7%), los marshmallows (4% y 3,5%) y los toys (0,4% y 1,6%). Todos los demás tipos de caramelos representan los restantes 12,2% en volumen y 9,5% en valor.

ESTRUCTURA EMPRESARIAL

La concentración y la preponderancia de grandes grupos multinacionales son los dos rasgos más características de la estructura del sector de empresas fabricantes y comercializadoras de caramelos y chicles en nuestro país. La principal empresa del sector registra una facturación de 91,1 millones de euros anuales, mientras que la segunda llega hasta los 64 millones de euros, la tercera se acerca a los 61 millones de euros, la cuarta ronda los 45 millones de euros y la quinta alcanza los 40 millones de euros. Dentro de los caramelos, las marcas de distribución acaparan 3l 33,6% de todas las ventas en volumen y el 23,7% en valor. La primera oferta marquista presenta unos porcentajes 15,7% y del 16,6% respectivamente, mientras que la segunda supone el 9,4% en volumen y el 12,6% en valor y la tercera ronda el 3,6% y el 12%. En el caso de los chicles sin azúcar, las marcas blancas controlan el 23,8% de todas las ventas en valor. En España se encuentran en actividad alrededor de 100 empresas fabricantes y comercializadoras de dulces y caramelos, con una plantilla conjunta cercana a los 4.000 trabajadores. Una tercera parte de esas empresas se encuentra establecida en Cataluña, seguida por Madrid, Comunidad Valenciana y Murcia, con un porcentaje conjunto de otro 33%. Las diez primeras empresas del sector acaparan el 70% de todas las ventas, mientras que las cinco primeras presentan una cuota conjunta del 53%. La difícil situación del mercado interno, con caídas en las ventas de las presentaciones más clásicas han provocado el cierre de algunas plantas de producción y la apuesta decidida por el comercio exterior, como la principal posibilidad de negocio para los principales fabricantes del sector.

DISTRIBUCIÓN COMERCIAL

El rasgo más original de la distribución de chicles y caramelos en España es la existencia del canal “impulso” formado por alrededor de 300.000 pequeños establecimientos, entre los que se incluyen quioscos, tiendas de venta al peso, panaderías, máquinas especiales en cafeterías y bares, estancos, mercadillos, etc., y que ha tenido, y en buena medida todavía tiene una gran importancia en la venta de estos productos. Lo cierto es que durante los últimos años, la gran distribución ha ido arañando cuotas de mercado en la venta de chicles y caramelos y, en la actualidad, aparece como el canal principal en la comercialización de estas ofertas. Se encuentran en actividad unas 600 empresas distribuidoras especializadas en abastecer todos los pequeños puntos de venta del canal impulso. La mayoría de esas empresas son de reducidas dimensiones, ya que únicamente seis registran volúmenes de ventas superiores a los 6 millones de euros anuales. En el caso de los caramelos, el canal impulso acapara el 45,6% de todas las ventas. A continuación aparecen los supermercados, con una cuota del 31,7%, los hipermercados (6,6%) y las estaciones de servicio (6%). Todos los otros canales comerciales representan el restante porcentaje del 10,1%. Por lo que hace referencia a los chicles, ya aparecen los supermercados como los establecimientos principales en su comercialización, con el 37,8% del total, seguidos por los establecimientos del canal impulso (25%), las estaciones de servicio (12,2%) y los hipermercados (8,7%). Otros establecimientos suponen una cuota adicional del 16,3%.

CONSUMO

En España se consumen caramelos por un valor ligeramente por encima de 17,5 euros por persona y año. Los países europeos con unos mayores consumos de caramelos son Noruega y Reino Unido, con 71 euros y 37 euros per cápita respectivamente. Italia también presenta unos niveles de consumo ligeramente por encima de los nuestros, con 18 euros por persona y año, mientras que aparecen por debajo de nuestro país Francia (15,1 euros), Portugal (12,7 euros) y Grecia (4,3 euros). En el caso de los chicles, el consumo español apenas llega a los 7 euros anuales por persona. Los niveles de consumo más elevados se concentran en los hogares con hijos adultos, entre parejas sin hijos y entre las amas de casa mayores de 44 años. El cambio más significativo en el perfil de los consumidores de chicles y caramelos en nuestro país ha sido la irrupción de un público adulto como segmento clave a la hora de explicar el incremento de las demandas en los últimos años. Aunque la actual situación de crisis parece haber provocado una cierta ralentización de esa tendencia, durante los últimos años han sido las presentaciones dirigidas hacia esos consumidores las que han tenido unos comportamientos más dinámicos.

COMERCIO EXTERIOR

El mayor dinamismo del sector de chicles y caramelos se concentra en los movimientos de exportación. Según la asociación PRODULCE, las exportaciones llegaron en el último ejercicio computado hasta las 128.350 toneladas por un valor cercano a 247,7 millones de euros. Esas cifras suponen significativos incrementos interanuales del 6,1% en volumen y del 8,1% en valor. En la actualidad, las exportaciones representan el 53,5% de todas las ventas en volumen y el 36,2% de su valor. El principal mercado de destino de este comercio exterior es Francia, hacia donde se dirige el 29,9% de todas las ventas en el exterior. A mucha distancia aparecen Portugal (10,1%), Reino Unido (9,6%), Alemania (7,1%), Italia (6,3%), Holanda (5,7%) y Estados Unidos (3,7%). Dentro del restante 27,6% se encuentran Colombia, Canadá, China, Rusia y varios países árabes. Las exportaciones resultan claves para los principales grupos del sector. Las ventas en el exterior suponen entre los diez primeros fabricantes de nuestro país porcentajes entre el 87% y el 50% de sus facturaciones totales. Las importaciones resultan menos importantes y rondan unas 8.000 toneladas, por un valor de alrededor de 55 millones de euros. Atendiendo a los volúmenes importados, la partida más importante es la de los chicles, con el 43, 1% del total. A continuación se sitúan los caramelos (34,8%), los de azúcar cocido (17,5%) y los balsámicos (4,6%). Polonia ocupa el primer lugar dentro de los proveedores de chicles y caramelos para el mercado español, con el 27,5% del total. A continuación se sitúan Alemania (16,9%), Francia (14,4%), Holanda (11%), China (4,4%) y la República Checa (3,8%).

About the author

Montse Gonzalez