PGI FABA ASTURIANA

logofaba_tcm7-206298Las fabes asturianas son judías secas de la variedad “phaseolus vulgaris”, que para poder acogerse a la Denominación de Origen han de ser de calidad extra o primera. Son de color cremoso blanquecino, sin manchas en la piel, con forma de riñón (larga y aplanada) y de tamaño superior al de otras variedades, por los menos, dos centímetros de longitud.
Aunque por generalización el nombre que se utiliza para denominar a la faba asturiana es faba de la granja, hay muchas variedades de la zona, que en ocasiones solo los expertos logran diferenciarlas. Responden a nombres como Xana, Xinara, Maximina o Andecha, siendo ésta última la que posiblemente mejores resultados ofrece de todas. Las fabes pueden cultivarse asociadas al cultivo del maíz o bien alternadas con otras hortalizas. La época de la siembra tiene lugar en el mes de Mayo, utilizándose aproximadamente entre los 80 y 100 kg de semillas por hectárea. La recolección es manual, recogiéndose vaina a vaina directamente desde la planta. Una vez recogidas, se llevan a lugares cubiertos donde se realiza el secado, para proceder posteriormente a su desgranado.

Son judías de color blanco cremoso, forma arriñonada, larga y aplanada, con un tamaño grande. Se comercializan en categorías “Extra” y “Primera”. Constituida por los terrenos aptos ubicados en el territorio de la Comunidad Autónoma del Principado de Asturias, situado al norte de la península ibérica.

ZONA GEOGRÁFICA: La zona de producción de las judías secas amparadas está constituida por los terrenos ubicados en el territorio de la comunidad autónoma del Principado de Asturias , situado al norte de la península ibérica. La producción se centra en fincas de labor de unos 3.000 metros cuadrados de superficie media y de hasta 80.000 metros cuadrados de superficie máxima, localizadas en las riberas de los ríos o zonas llanas donde es posible la utilización de maquinaria de cultivo. La zona de elaboración y envasado coincide con la de producción.

CARACTERÍSTICAS: La IGP ampara aquellas judías secas, separadas de la vaina, de la variedad tradicional Granja Asturiana. El grano es oblongo, largo y aplanado. Las judías secas amparadas deberán pertenecer a las categorías comerciales Extra y Primera. Los granos deben estar enteros, sanos y con un contenido en humedad máximo del 15%.

DATOS BÁSICOS: En el Consejo Regulador están registrados 175 productores y la superficie de cultivo supera las 100 hectáreas. La producción media anual es de unos 160.000 kilos, de los que 145.000 son de categorías Extra y Primera. Las 23 empresas inscritas, 21 con actividad, comercializan 70.000 kilos al año con IGP.

About the author

Montse Gonzalez