Nougat

El Turrón es un dulce emblemático en España, consumido principalmente en Navidad es un ejemplo de la gastronomía española herencia de la cocina árabe, siendo Jijona (Alicante) el lugar de nacimiento de este dulce.
Junto con el mazapán son las confituras de Navidad más típicas de España, una tradición gastronómica que ha persistido durante más de cinco siglos , como lo demuestran documentos históricos que registran la producción de turrón en la ciudad de Jijona (Alicante, Comunidad Valenciana ) en el siglo XVI.
La caña de azúcar también fue introducida en España por los moros, pero durante siglos fue escasa y costosa. La caída de Constantinopla en 1453 puso fin a las importaciones de azúcar del este y llevó al desarrollo de plantaciones de caña de azúcar en Valencia y otras partes de la costa este. Siguieron las refinerías y el uso del azúcar se generalizó durante el siglo XVI. La mayor disponibilidad de azúcar tuvo una influencia directa en la producción de turrón y otros dulces tradicionales.

Alicante y Jijona, el turrón más tradicional

Jijona en Alicante, donde los moros plantaron muchos almendros y otros árboles frutales en el siglo VIII, es el lugar de nacimiento del turrón, la ubicación ideal, teniendo en cuenta que la miel de lavanda local, romero y tomillo ya disfrutaban de una excelente reputación. Por ello, sus ingredientes fundamentales son la miel y la almendra (tostada), junto con el azúcar y las claras de huevo. Las almendras generalmente utilizadas en el turrón de calidad son principalmente de la variedad nativa Marcona nativa, considerada una de las variedades mejores del mundo. Los turrones son un dulce donde predomina el sabor a almendra y miel y son ampliamente utilizados en pastelería.
Otras variedades autorizadas son Valenciana, Mollar y Planeta. Las almendras se utilizan tradicionalmente de dos maneras diferentes. En el turrón de estilo alicantino quedan enteros, mientras que en el suave estilo Jijona son aplastados.

La Indicación Geográfica Protegida (I.G.P.) Jijona (para el turrón blando), y  Turrón de Alicante, (turrón duro), garantiza la calidad del producto y el uso de nada más que los mejores ingredientes. Además de esta indicación, existe una variedad muy apreciada en Cataluña, el tradicional turrón de Agramunt cubierto por la I.G.P. Turrón de Agramunt, en la provincia de Lleida. Este turrón es una variedad muy apreciada en Cataluña y lo definen tres palabras, oro, dulce y crujiente. Se vende en forma de disco o como barras rectangulares en dos versiones – almendra o avellana.

Otras variedades:

La incorporación de otros ingredientes ha dado lugar a una gran variedad de turrones y pralinés de variadisimos sabores, que son el resultado del perfeccionamiento de las técnicas de repostería.


Actualmente se han popularizado ya otras variedades, que aunque no han desplazado las tradicionales, llenan de sabor y color las tiendas de alimentos en España y de todo el mundo. Turrones de licores, de yema de huevo o  nuevas variedades como de pistacho se van haciendo poco a poco populares. La larga tradición de comer turrón en Navidad está detrás del muy alto nivel de exportación hacia los países europeos y latinoamericanos, así como a otros destinos donde hay una gran comunidad española.

About the author

Montse Gonzalez