Hot Drinks

CAFE PRODUCCIÓN El mercado español del café se situó en el último ejercicio computado en unas 129.180 toneladas, lo que supuso una reducción interanual del 2,5%. De esa cantidad, el 90,6% está compuesto por cafés tostados, mientras que el restante 9,4% constituye el porcentaje de los cafés solubles. En la distribución organizada, los cafés molidos acapararon el 54,4% de todas las ventas en volumen y el 29,5% en valor. A continuación aparece el café descafeinado, con cuotas del 18,2% y el 17,5% respectivamente. Los monodosis, que constituyen el segmento más dinámico de este sector, presentan un porcentaje del 11,3% en volumen, aunque en valor su importancia crece hasta el 34,6%. Por debajo de estas grandes ofertas, aparecen los cafés solubles (8,2% en volumen y 13% en valor), el café en grano (5% y 3%) y los sucedáneos de café (2,7% en volumen y 2,4% en valor). Dentro del café tostado y atendiendo en exclusividad a los consumos domésticos, los cafés naturales suponen el 42,7% de todas las ventas, seguidos por los cafés mezcla (39,1%), los descafeinados (17,3%) y los torrefactos (0,9%). En el caso de los consumos en el canal de restauración y hostelería, los cafés más utilizados son las mezclas (54,1%). A continuación se sitúan los cafés naturales (31,9%), descafeinados (13%) y los torrefactos (1%). Todas las partidas de cafés tostados y solubles registraron pérdidas durante el último año y únicamente las cápsulas monodosis registraron un comportamiento muy dinámico y positivo. Sus tasas de crecimiento interanual fueron del 17% en volumen y del 16,5% en valor, consolidando un lustro de crecimientos sostenidos. En la actualidad, las ventas de monodosis en el libreservicio rondan ya los 746 millones de euros. El auge de las monodosis, los efectos de la crisis y el auge de productos alternativos, como tés e infusiones explican la reducción de los volúmenes de café comercializados. ESTRUCTURA EMPRESARIAL La base productiva mundial del café se encuentra compuesta por un gran número de pequeños y medianos agricultores, pero los restantes eslabones de la cadena alimentaria están controlados por unos pocos y grandes multinacionales que adquieren la materia prima, la procesan y la comercializan en los mercados finales. Brasil, Vietnam, Indonesia, Colombia, Etiopia, India y México aparecen como los principales países productores de café en el mundo. En nuestro país, la principal empresa productora y comercializadora de café es una de las más grandes compañías alimentarias multinacionales y registra unas ventas de 27.500 toneladas de cafés tostados y solubles, a las que se añaden otras 5,700 toneladas de monodosis. La facturación de esas dos líneas de negocio llega hasta los 993 millones de euros. El segundo grupo ronda las 10.500 toneladas y los 102 millones de euros y el tercero alcanza las 21.500 toneladas y los 97,3 millones de euros. El cuarto y el quinto operador presentan cifras de negocio entre las 6.000 y las 11.000 toneladas y los 73 y los 85 millones de euros. Por lo que hace referencia a las empresas importadoras de café, la más importante se acerca a las 69.500 toneladas, con una facturación de 156 millones de euros. El segundo grupo se queda en 32.000 toneladas y 84 millones de euros y el tercero se sitúa en 25.000 toneladas y 60 millones de euros. Durante este año y el pasado se han realizado inversiones en el sector que superan los 54 millones de euros, de los que 44 millones corresponden a un nuevo centro de producción del líder sectorial. Las marcas blancas acaparan un 49,6% de todas las ventas en volumen y el 28% en valor. Esos porcentajes reflejan reducciones interanuales del 0,4% y 0,5% respectivamente. La reducción generalizada de los precios del café explica esa ligera pérdida de importancia de las enseñas de distribuidor. COMERCIO EXTERIOR En España no se cultiva el café, por lo que toda la materia prima que se procesa en nuestro país es inevitablemente importada. Las exportaciones mundiales de café rondan los 5,6 millones de toneladas, por un valor de 15.400 millones de dólares. El café es producido en 70 países, de entre los cuales 45 son responsables por más del 97 % de toda la producción mundial. Las importaciones españolas de café rondaron en 2014 las 304.200 toneladas, por un valor de 778,5 millones de euros. El café verde representó el 89,1% de todas esas importaciones en volumen y el 65,2% en valor. A continuación se situaron el café tostado, con porcentajes respectivos del 8,3% y del 27,8% y el café soluble (2,6% en volumen y 7% en valor). Nuestros principales proveedores de café son Vietnam, en el caso de los cafés de tipo robusta, y Brasil, en las variedades arábicas. A continuación aparecen Alemania, Uganda, India, Colombia, Costa de Marfil, Holanda, Honduras y Nicaragua. Las exportaciones, aunque son claramente menos importantes, han mantenido una tendencia positiva durante los últimos años y en 2014 rondaron las 68.000 toneladas, lo que supuso un incremento interanual del 12,5%, y un valor de 420 millones de euros, una cifra similar a la del ejercicio precedente. Estas exportaciones se encuentran en manos de los grandes operadores del sector. De hecho, la nueva planta de producción del líder sectorial pretende abastecer de monodosis a los mercados europeos. Los cafés solubles representan el 46,6% de todas las exportaciones en volumen y el 56,6% en valor, seguidos por los cafés verdes (38,3% y 19,3%) y los cafés tostados (15,1% y 24,1%).
INFUSIONES PRODUCCIÓN El mercado español de tés e infusiones muestra un significativo dinamismo en los últimos ejercicios, arañando cuotas de ventas a otros sectores afines, básicamente al del café. Durante 2014 se comercializaron unas 4.425 toneladas de té e infusiones, por un valor de 750 millones de euros. Estas cifras reflejan unos incrementos interanuales en torno al 1,7% en volumen y valor. La principal oferta está constituida por el té natural, ya que representa el 22,5% de todas las ventas en volumen y el 20% en valor. A continuación se sitúan la manzanilla, con porcentajes respectivos del 15,6% y del 13,5%, el té aromatizado (11,6% y 13,4%), el poleo menta (6,5% y 5%) y la tila (5,4% y 5%). Todas las otras ofertas representan los restantes 38,5% en volumen y 43,1% en valor. En general, son las referencias de mayor valor añadido las que muestran unos comportamientos más dinámicos. Esas presentaciones se agrupan en los tés aromatizados y en las otras ofertas, donde se incluyen referencias funcionales, de sabores o frías. Esta partida aumentó sus ventas en un 4,9%, mientras que los tés aromatizados crecieron en un 5,5%. Por su parte, las presentaciones más clásicas, como el poleo menta y el té, redujeron sus ventas en un 6% en el primer caso y un 0,2% en el segundo. ESTRUCTURA EMPRESARIAL El sector español de tés e infusiones se encuentra en manos de unos pocos grupos que, muy a menudo, son filiales de grandes compañías multinacionales. La principal empresa alcanza una facturación de más de 29,8 millones de euros, mientras que la segunda llega hasta los 25,5 millones de euros, la tercera ronda los 17,7 millones de euros, la cuarta se acerca a los 17,2 millones de euros y la quinta registra unas ventas de 8 millones de euros. La innovación constituye un factor clave a la hora de explicar el dinamismo del mercado de infusiones y tés. Son las referencias premium de mayor valor añadido las que están teniendo un comportamiento más positivo y los grandes operadores del sector están apostando de manera decidida por estas presentaciones. Las marcas blancas representan el 46,6% de todas las ventas en volumen de las infusiones y el 38,3% en valor, lo que supone unas reducciones interanuales del 2,1% y del 1,7% respectivamente. Por lo que hace referencia al té, las cuotas de las marcas de distribución son del 48,2% en volumen y del 37% en valor, unas cifras similares a las del ejercicio precedente. COMERCIO EXTERIOR Todo el té que se consume en nuestro país debe ser importado, ya que en España no existen cultivos de esta planta. Las exportaciones totales de té negro llegan a 1,2 millones de toneladas, a las que hay que añadir otras 260.000 toneladas de té verde. Los principales productores mundiales de té son China, India, Sri Lanka, Taiwán, Japón, Nepal, Australia y Kenia. El mercado español de té es abastecido mayoritariamente por China, India y Alemania. En otras infusiones destacan las importaciones de algunos países de Europa del Este, seguidas por las de Reino Unido y Holanda, mientras que en el caso de la yerba mate, que es una infusión cuyo consumo ha aumentado mucho en nuestro país durante los últimos años, los proveedores más importantes son Argentina y Paraguay. La manzanilla aparece como la única infusión que tiene una importante producción en nuestro país y la que presenta unas cifras de exportación relativamente significativas. Algunos de los principales operadores españoles del sector han creado delegaciones en mercados emergentes para fortalecer sus estrategias de internacionalización.